LA NAVIDAD QUE YO RECUERDO


Diciembre en Argentina es un mes de mucho calor, sobre todo porque tan sólo 3 días antes de Navidad comienza el verano.

Recuerdo que para esa fecha la rutina se repetía todos los años, sin dudar. Mis hermanas y yo llegábamos muy temprano el día 24 a la casa de mi abuela materna para ayudarla a preparar todo para la gran noche. Poco más tarde llegaban mis primos y juntos esperábamos ansiosos a que dieran las 12 para ir a buscar los regalitos debajo del arbolito de navidad, que días antes habíamos ayudado a armar con mucho entusiasmo e ilusión.

Por supuesto que no había ni grandes chimeneas, ni alces, tampoco grandes decoraciones, pero lo que siempre estaba allí, sin dudar, era la familia completa: grandes y chicos reunidos alrededor de una gran mesa (que a medida que pasaban los años se me hacía más pequeña, a pesar de que siempre fue la misma). Recuerdo a todos felices, expectantes, como si esa época del año fuera algo especial, algo mágico. Con el paso de los años pude darme cuenta de que quizás esta emoción con la que los adultos esperaban ansiosos la navidad, con la que preparaban todo con tanta anticipación y con la que esperaban el momento del reencuentro familiar, esa emoción, se producía porque cada noche buena les recordaba a las vividas de niños, cuando la navidad es más un cuento mágico que una noche cristiana o comercial. Es el compartir, disfrutar, emocionarse, reír, llorar, reencontrarse con viejos amigos y familia que vive lejos… es esa sensación de estar acompañados y de descubrir lo bueno y valioso que tenemos en esta vida.

De niña, me iba poniendo cada vez más ansiosa con cada minuto que pasaba y miraba el reloj constantemente… las once, las once y media, doce menos cuarto, doce menos diez… ya casi llegaba el momento… A partir de allí mi vista se concentraba en el cielo y, junto con mis hermanas y primos, buscábamos en la oscuridad a un hombre viejo, de traje rojo y con enorme barba blanca que traía una gran bolsa roja con autos, muñecas, bicicletas, pelotas y juguetes desde el Polo Norte que nunca supe cómo era en realidad, ¿había duendes fabricando juguetes?¿había una fábrica de juguetes?¿cómo era?… Al fin y al cabo mientras observavamos el cielo, Papá Noel llegaba por algún lugar escondido y sin darnos cuenta dejaba los regalos debajo del arbolito de navidad y otro año más nos lo perdíamos.  Había regalos para todos, grandes y chicos… ¡hasta para los abuelos!

De grande elijo Buenos Aires para festejar esta fiesta con mi familia, aunque hoy más pequeña que de niña. Recorrer Buenos Aires antes de Navidad es encontrarse con miles e inimaginables formas de expresar los mismos sentimientos.

Desde finales de noviembre y principios de diciembre comienzan los preparativos que logran transformar a la ciudad en una especie de gigantesco arbolito navideño, donde los negocios invitan a un viaje de fantasía e ilusión con sus vidrieras decoradas esperando la navidad.

Las calles de la ciudad no se quedan atrás. Las avenidas más importantes como la 9 de Julio, Callao, o Santa Fe pintan sus veredas de colores navideños y en cada esquina se puede notar ese espíritu que rodea a todo argentino los días previos a Navidad. Esa sensación mágica que aún no sé cómo definirla… Las calles tradicionales de los barrios típicos de la ciudad como Palermo, San Telmo, Belgrano, Recoleta, La Boca parecieran ser el centro navideño ya que los colores de Papá Noel pintan cada cosa que tocan.

Además del Obelisco, que suele estar decorado para esta época, cientos de otros árboles son iluminados todas las noches, dándole a la ciudad un aire festivo y cálido a la vez-

Por ello, si bien no existe la nieve de Nueva York, los alces de Montreal o los camellos y reyes de Medio Oriente, esta ciudad se torna inolvidable durante esta parte del año. Imposible de ser ignorada.

Buenos Aires nos permite volver a soñar como de pequeños… donde la navidad era mágica y nos permitía imaginar la posibilidad de encontrarnos con aquél Papá Noel con el que tanto soñábamos conocer…

María Noelia Bonvin     

Ejecutiva Administrativa

Metropolitan Touring Argentina

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: