AVISTAJE EN PUERTO MADRYN, ÚNICO E INOLVIDABLE


Nos levantamos muy temprano por la mañana. La ciudad de Puerto Madryn bostezaba a orillas del Golfo Nuevo. El sol incendiaba el mar y nosotros lo mirábamos en silencio, refugiados tras nuestras tazas de café caliente.

Salimos valientemente a enfrentarnos con el viento frio de la mañana. Andrés, nuestro guía, nos contaba cómo en un amanecer como ese, su familia, colonos galeses que arribaron a la península hace más de cien años, habían dado comienzo al sueño de “hacer patria” en la Patagonia.

Ya en la camioneta, mientras cruzábamos la estepa patagónica, los mates criollos hicieron su aparición necesaria y la charla se hizo de amigos. Así supimos de las historias de la gente que vive, trabaja y ama en estas tierras agrestes: la cultura aborigen, las tradiciones galesas, los NYC (nacidos y criados) y todos los que conforman esta identidad sureña, rebelde y soñadora.

Cuando llegamos a Puerto Pirámides, el mar le había robado el azul al cielo y jugaba a deshilacharlo en mil olas de espuma. El paisaje se nos ofrecía en todo su misterio. Estábamos pisando lo que millones de años atrás había sido el fondo del mar: dondequiera que la mirada se posara, los fósiles marinos daban testimonio de ello.

Nos hicimos a la mar pertrechados de coquetos salvavidas color naranja. En ese momento éramos niños a la expectativa de que lo maravilloso ocurriera. Estábamos participando de la primera navegación para avistaje de ballenas de la temporada y los ojos nos dolían de tan abiertos que los teníamos.

Casi no parpadeábamos, la ansiedad aumentaba a medida que nos íbamos internando mar adentro. La experiencia tenía además una emoción especial. Sabíamos que, entre las ballenas que periódicamente visitan la península, podría estar Alfonsina, nuestra recién adoptada ballena Franca Austral.

Entonces las vimos, a lo lejos. Una cola, una aleta, un remanso en el agua, nos decían que el encuentro estaba próximo. Los avistajes fueron sucediéndose, parecía que nuestras amigas se esforzaban por ganar nuestra atención: una de ellas se zambullía y hacia piruetas, la otra dejaba ver su cola en alto, una tercera tiraba un chorro de agua al cielo.

Las exclamaciones de asombro y de ternura no se hicieron esperar. Íbamos de un lado al otro del barco para no perdernos un solo movimiento. Las cámaras fotográficas y las filmadoras no daban abasto para registrar tanta maravilla. La naturaleza estaba de fiesta y todos estábamos invitados a festejar!

Una ballena se situó muy cerca de la embarcación junto a su ballenato. Nuestro guía nos explicó que se trataba de una cría nacida el año pasado, y los juegos que compartía con su madre no eran otra cosa que las instancias previas a su despedida. Habían pasado un año juntos y ahora llegaba el momento de que el joven ballenato comenzara su vida independiente.

Quizás esta poderosa influencia que ejercen las ballenas sobre nosotros no sea otra cosa que ver reflejados en ellas nuestros propios valores de vida: el amor, la familia, la libertad, la conexión con la naturaleza, el sentirnos parte de este universo misterioso y único.

Lo cierto es que el avistaje de ballenas es una experiencia única que nos pone en contacto con emociones y sentimientos esenciales, que nos enseña que la vida es sagrada y amorosa en todas sus expresiones y que luchar por conservarla es la misión más importante que tenemos cada día.

 

                                                                                     María Paula Soria, Gerente de Producto

                                                                                                                                                                                        Metropolitan Touring Argentina

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: