Camino Inca


CAMINO INCA por Faride Altamirano

Los incas hicieron caminos que integraban su imperio a lo largo y ancho.

El camino más importante era el Cápac Ñan o camino real, con una longitud de 5,200 kilómetros. Iniciando en Quito (Ecuador), pasaba por Cusco y terminaba en lo que hoy es Tucumán, Argentina; atravesaba montañas y sierras, con alturas de más de 5,000 metros.

El famoso Camino del Inca que une el valle sagrado de Cuzco con Machu Picchu, es sólo una parte mínima (42kms) de la gigantesca red de caminos incas.

Durante todo el año (menos en febrero pues se cierra por mantenimiento), miles de viajeros de todas partes del planeta emprenden el recorrido del Camino Inca desde el Cusco para acceder a la verde sierra peruana, y a los milenarios misterios que aún encierran las piedras de Machu Picchu. A lo largo del camino se encuentran los restos de distintas fortificaciones en relativo buen estado, que dominan visualmente todo el panorama.

El recorrido se inicia en la localidad de Ccorihuayrachina a la altura del kilómetro 82 de la vía férrea Cusco-Machupicchu. Durante el recorrido del camino Inca se atraviesa una impresionante rango altitudinal, con climas y ecosistemas tan variados como la altiplanicie alto andina y los bosques de neblina, se deben superar dos pasos a gran altura (el mayor de ellos, warmihuañusca, de 4.200 metros de altitud, también conocido como “Paso de la Mujer Muerta”) y termina con el ingreso a Machu Picchu a través del Inti Punku o “puerta del sol”.

Durante la caminata, el clima tiende a ser seco en los dos primeros días y húmedo en el tercero y cuarto. Las noches por el contrario son diferentes, los dos primeros campamentos suelen ser fríos, mientras el tercero presenta un clima más bien templado.

Descripciones de Camino Inca hay millones, lo que les voy a contar a continuación es “la experiencia”.


Día 01

Salimos muy temprano en movilidad privada, cruzando el valle sagrado hasta llegar a Ollantaytambo. El movimiento comercial a esa hora es tremendo, camiones llenos de productos llegando desde Quillabamba hacen difícil el acceso.

Nos detuvimos aquí para adquirir las últimas provisiones.

Si olvidaste los bastones de caminata (walking poles)  es aquí donde los puedes encontrar, a 35 soles cada uno, si perdiste los protectores de goma para las puntas de metal de tus bastones, aquí también puedes adquirirlos (a 16 soles el par).

Debes tener en cuenta que esta prohibido ingresar al camino inca sin estos protectores ya que al usar los bastones sin ellos, se daña el camino. Cabe resaltar que está prohibido ingresar a Machupicchu con bastones de caminata, así tengan la goma de seguridad.

Si crees que los bastones serán un estorbo en vez de una ayuda te equivocas, ahorras el 30% de energía usándolos y te dan mucha seguridad, sobre todo en las pendientes pronunciadas.

Continuamos nuestro camino pasando por tierras de cultivo por una carretera paralela a las vías del tren. Llegamos a Piscacucho en el kilometro 82. Aquí hay un puesto de control para pasajeros y otro para porteadores.

Realmente son muy cuidadosos en que la información que figura en sus listas sea la misma de tus documentos, de lo contrario, no ingresas.

Tan sólo un puente colgante separa el mundo real del maravilloso y subreal territorio que estamos a punto de explorar.

Y así comenzamos el difícil ascenso por éste camino lleno de obstáculos.

Las primeras horas se hacen pesadas, parecemos una hilera de hormigas caminando hacia un mismo punto, gente de todas las nacionalidades y con equipo sofisticadísimo se abren paso como si quisieran llegar primero a algún lugar.

Aun hay pequeñas casitas, todas tienen algo que ofrecer, golosinas, agua, snacks o por último, alquilar el baño.

Las horas pasan, el sol es mas fuerte y los grupos ya tomaron distancia, caminar se hace mas tranquilo.

Este primer día la caminata no es muy fuerte, dura aproximadamente 4 a 5 horas dependiendo de dónde se acampe ese día o de cuán rápido o despacio uno camine. Durante este primer día, los primeros restos arqueológicos que se aprecian son los de Llactapata o Patallacta; el sendero por el que uno circula se interna por una pequeña quebrada, no hay mucha pendiente y la caminata es agradable.

Continuamos el camino. Ya en Huallabamba, nos preparamos para pasar la primera noche.

Día 02

Despertamos entre niebla, con un aire fresco pero no helado, muy puro.

Eran ya las 7:00 am. y estábamos con las mochilas listas para empezar el día. Hoy señores, tendríamos que cruzar 3 abras, la más alta de 4,200 msn.m.

Estábamos listos para el reto!

La primera parte del camino cruza un pequeño bosque de queñuales y se transita por un empedrado en muy buen estado de conservación. Pasamos por el campamento de Llulluchapampa, conforme avanzamos podemos ver a lo lejos el abra de Wuarmiwañusca (Mujer muerta) a 4200 msnm, el punto más alto de todo el recorrido. Llegar al abra nos tomó 4 agotadoras horas, no por lo largo del camino, sino porque casi todo el trayecto va en subida.

Llegar a la cima era toda una fiesta! Recibías palabras de aliento en todos los idiomas para que sigas adelante…. Una pequeña carrera faltando 5 minutos me coronó como ganadora! Llegué! Con los pulmones en la mano por haber corrido a 4,200 metros, pero feliz por sentir que tocaba el cielo.

El descanso en este abra se hizo largo, el paisaje era maravilloso, además, debíamos de alentar a los que estaban por llegar.

Después del merecido descanso de algunos minutos, iniciamos el descenso hacia el valle de Pacaymayo, el camino es angosto por partes y con algunos escalones de regular tamaño, por lo que hay que ir con cuidado.

Las rodillas son las que más sufren pero para eso tenemos a nuestros súper “walking poles” para amortiguar cada paso.

Llegamos a Pacaymayo, el campamento ya estaba armado y la comida caliente. Estamos listos para pasar una estrellada noche.

Día 03

Con mucha energía empezamos el que para mí es el día más bonito de todo el Camino Inca, entramos al bosque nuboso, el clima, la humedad, el olor a tierra mojada hacen inolvidable cada paso.

Desde Pacaymayo, luego de una subida en zigzag llegamos a las ruinas circulares de Runkurakay, un lugar estratégico donde los mensajeros (chaskis) paraban por comida, para descansar y reabastecerse de agua para poder continuar con su viaje.

El camino sigue hacia arriba hasta el segundo abra también llamada Runkurakay.

Aquí viene lo bueno, una bajada bastante empinada por un camino inca muy bien conservado, un clima fresco-mentolado y una niebla medio tétrica que no te deja ver que más sigue. La vegetación se hace desde este punto mucho más variada.

Yo empecinada en encontrar alguna Wakanki (un tipo de orquídea cuyo nombre traducido al español significa “Lloraras”). Por cierto, la Wakanki es la orquídea emblemática de Machupicchu.

Poco a poco llegamos a las ruinas de Sayacmarca (3,620 msnm), desde aquí todo cambia, entramos a selva y continuamos por un camino muy fácil hacia Phuyupatamarca (traducido al español, pueblo en las alturas rodeado de nubes)…. El camino, con algunas bajadas y con no tanta subida se hace lindo, fresco y mítico. Pasamos por “El Tunel” cavidad natural producida por la erosión del viento y la lluvia y adaptada como tal por los Incas.

Pasamos por estrechos caminos sobre abismos hasta llegar a Phuyupatamarca, un centro ceremonial (3650m), aquí almorzamos entre nubes.

En éste lugar hay señal de celular, así que todos sacamos estos benditos aparatos necesarios para, por 3 minutos, regresar al mundo real. Bajando por el camino podemos ver el Valle y el rio Urubamba, que en este punto cambia de nombre a Vilcanota.

Bajamos rápidamente por un camino lleno de orquídeas, todos los tipos, colores y formas hasta llegar a Winaywayna, ultimo campamento.

Aquí existe un albergue, muy básico pero es el primer contacto con la civilización. Aquí puedes alquilar duchas de agua caliente, al razonable precio de 5 minutos por 5 soles.

Esta noche se hace muy larga pues todos están celebrando en el albergue, música, cerveza y el sentimiento de haberlo logrado.

Día 04

Este día no hay apuro, nos quedamos más de lo normal disfrutando de las ruinas de Winaywayna debajo de una tímida llovizna. Después que todos los grupos dejan el campamento, nosotros estamos listos para salir, hoy caminaremos solo 1 hora.

Por un camino angosto lleno de orquídeas llegamos a unas escaleras de piedra muy empinadas que nos llevan al Intipunku o Puerta del Sol.

LLEGAMOS!!!

Nunca había visto Machupicchu desde este ángulo, imponente, grandioso y gratificante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: