Buenos Aires – Aires y Gracia


Calles de Caminito Porteño: el adjetivo con que se conoce a la gente de Buenos Aires, es también la palabra clave para entender esta ciudad, que parece tener una urgencia de lanzarse de cabeza al Río de la Plata.  Sus congestionadas avenidas, todas, apuntan hacia el río y el Puerto.  Y sus grandes edificios compiten unos con otros por la mejor vista del “océano de plata” (de allí el nombre).  Puerto de entrada…  Nexo.

CaminitoLa ciudad enviaba toda la producción de los alrededores del continente a través de sus puertos.  A cambio, distribuía los bienes manufacturados que llegaban del sofisticado mundo de ultramar, a lo largo de las pampas, las montañas y las planicies.  Aquí, las influencias de París, Londres y Madrid desembarcaban de los barcos a vela o los vapores.  Aquí, las riquezas de América del Sur se transportaban, tasaban, estibaban y vendían.  Es como un punto de intercambio que uno puede entender el carácter de Buenos Aires y sus singulares cualidades.

Yendo cronológicamente por la historia de la ciudad, se debe empezar por los antiguos muelles y el Barrio de La Boca.  Desde aquí creció la ciudad.  Las casas construidas con zinc corrugado y trozos de madera y pintadas en los coloridos tonos de los botes de pintura que se podía conseguir, están dilapidadas y turísticas, es un área que vive de su pasado y no de su clase trabajadora actual.  Sus calles se ven polvorientas y estropeadas, pero amadas, y mantienen un significado casi religioso para los fanáticos del cercano Boca Juniors.  El ríspido respiro del acordeón con sus tangos, canciones y lamentos, emana de las casas y almacenes, donde se venden recuerdos que los visitantes se ven obligados, si no a comprar, a admirar detenidamente.  Es brillante, colorida y divertida, quizás la imagen que más tiempo perdura en nuestro recuerdo de la ciudad.

Las Calles de San Telmo.  Un poco más hacia el norte están las calles y casas de los períodos colonial y republicano, más ordenadas y adornadas: el Barrio de San Telmo.  Sus calles principales empedradas se llenan de puestos de venta los fines de semana, compitiendo con los almacenes llenos de antigüedades, cachivaches, y peculiares diseños de muebles y ropa.  El ambiente es bohemio y desordenado, un poco como la versión criolla del mercado de Portobello en Londres.  Tiene un aire de caos organizado.

El día domingo que lo visitamos, ríos de gente local y turistas fluían en ambos sentidos por las calles, y uno tenía que navegar entre ellos, los kioscos y muchas personas que vendían alimentos en sitios improvisados.  Parece que los residentes locales habían decidido vender la mitad de su almuerzo a los paseantes para ganar unos pocos pesos.

Antiquarian tango, Buenos AiresAccordion friendsFuera de un almacén de antigüedades en Plaza San Telmo, un artista del acordeón sacaba notas a su instrumento al tiempo que conversaba con un amigo, mientras que dentro, nos brindaron un show de un trío de tango, cuya edad promedio debían estar bordeando los 65.  El refinado bailarín, inmaculadamente vestido con un traje gris a rayas y sombrero, debió haber sido un inefable seductor en su juventud.  Guiñaba el ojo a las chicas de nuestro grupo y las hacía sonreír.

La anomalía en esta histórica narrativa es el área de Puerto Madero.  Estos antiguos muelles, que perdieron su razón de ser en el siglo XX, hacen que uno retroceda una década, cuando las autoridades decidieron regenerar el área.  Las bodegas de rojo ladrillo visto, funcionales y simétricas, recibieron una nueva oportunidad de vida, aprovechando al máximo los dos kilómetros de tierra que la ciudad le ha robado al río a lo largo de los años.

La Parolaccia, Pueto Madero, Buenos Aires

Actual, el Puente de la Mujer diseñado por Calatrava, proveen un elegante punto por el cual cruzar a la parte más nueva y más sofisticada de la ciudad, donde se alzan edificios de apartamentos de 50 pisos y se han inaugurado hoteles de lujo.  Las viejas bodegas alojan ahora a los mejores restaurantes de Buenos Aires, repletos el día domingo que estuvimos allí, y disfrutamos una comida fantástica en el bistró italiano La Parolaccia  (www.laparolaccia.com).

Streets of Recoleta and Alvear PalaceA medida que avanzamos al norte, saltamos a fines del siglo XIX y comienzos del XX, Recoleta definitivamente se siente europea.  No como el París que algunos pensarían, pero ciertamente una amalgama de un puñado de ciudades europeas.  Los techos de estilo mansardo color gris pizarra y las paredes de piedra color crema de muchas edificaciones, son indudablemente elegantes, mientras que los almacenes en las calles que rodean al famoso Hotel Alvear Palace, son en verdad chic.  Hay paseadores de perros y cochecitos de bebés, esquinas con puestos de revistas, alquitraves que se envuelven y se enroscan, y una agradable simetría y formalidad.  Aquí se encuentran hoteles famosos como Four Seasons, Caesar Park (www.caesar-park.com), Hyatt y Recoleta, una excelente base desde donde explorar.

Los parques de Palermo continúan hacia el norte, un bienvenido contraste para el bullicio de la ciudad.  Estos son parques formales, ordenados y delineados, con inmensos y cansados árboles de Gomero y museos como el impresionante Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA – http://www.malba.org.ar).

Los barrios de Palermo están siendo atomizados en distritos más pequeños por los periodistas y quienes se benefician de los bienes raíces.  La gente local ahora habla de Palermo Soho y Palermo Hollywood.  Sus casas, con frentes bajos, son transformadas en exclusivas boutiques, bares, hoteles, restaurantes y cafés.  La “juventud dorada” se reúne en las terrazas, calentadas por tubos metálicos, para ver pasar a la gente y disfrutar del sol en un día feriado –lunes, una bendición para disfrutarla luego del intenso frío que han soportado los porteños este invierno.  Quizás aquí la influencia es más norteamericana, mas Sunset Boulevard que Boulevard Saint-German.  Y sin lugar a dudas, la ciudad más temprano que tarde, encontrará una nueva identidad para adoptarla como suya.

La ciudad-puerto de Buenos Aires parece estar constantemente en movimiento, cargada con esa energía nerviosa que he sentido en muy pocas de las ciudades que he visitado.  Su pasado y su presente están inexorablemente unidos a su rol como el cauce por donde pasan las modas, los negocios, los gustos, el comercio, los estilos y las ideas – como una marea que fluye y refluye desde su corazón.  Continuamente, y algunos dirían obsesivamente, se transforma, se modifica, se reinventa y hoy en día, lanza sus creaciones híbridas y su irrefrenable creatividad hacia el mundo, como nunca antes.

por Dominic Hamilton dhamilton@metropolitan-touring.com

Para visitar Buenos Aires con Metropolitan Touring, ver http://www.metropolitan-touring.com/content.asp?id_page=1797

 Las Calles de Caminito.

Ver fotos de Buenos Aires en nuestra galeria Flickr aqui:
http://www.flickr.com/photos/metropolitantouring/sets/72157624609709491/

One Response to Buenos Aires – Aires y Gracia

  1. Pingback: Blog de Buenos Aires ya en linea: http:/ | Dhamiltonmetro's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: